Catedral de Notredame, La Reina Gótica y Misteriosa Por Elías Cababie Daniel

Al pensar en catedrales, iglesias y construcciones de tema religioso, nos es lógico recrear ideas de ángeles y Santos, sobre todo bajo el contexto católico. Sin embargo, entre contrastes podemos ser testigos de la emoción que sus grandes cúpulas y vitrales nos impregna en el alma.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CATEDRAL DE NOTREDAME

Y entendible está, si se tratase de recrear la sede de ángeles y demonios entre el cielo y la tierra debatiéndose por las almas humanas.

Así es cómo el estilo gótico más que noble nos pudiera extasiar sentimientos de misterio y miedo, sobre todo si en los adornos hallamos gárgolas pendientes de cada feligrés que accede a las filas del santuario espiritual.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CATEDRAL DE NOTREDAME

Tal cual la emblemática y sorprendente Catedral de Nuestra Señora de Francia, que como muchas otras sedes demarca su construcción en la forma de una cruz, acompañada de grandes vitrales que le aportan un toque de luminosidad celestial que repentinamente es aturdida por el sonido estridente del antiguo e imperioso órgano al que con título y más altos honores un músico aspira hacer vibrar.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CATEDRAL DE NOTREDAME

Además de las figuras icónicas del principio de la creación, las famosas gárgolas y el tremendo órgano, también se halla la estatua de Juana de Arco, Santa recordada y exaltada por su gran peso en significado e importancia para el pueblo francés.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CATEDRAL DE NOTREDAME

Sede de reliquias antiquísimas y vitales para la grey católica, guarda celosamente dentro de sus misteriosas cúpulas, 3 grandes tesoros: la Corona de espinas, un fragmento de la Vera Cruz y uno de los clavos que sirvió para la crucifixión.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CATEDRAL DE NOTREDAME

Visitarla, admirarla y contemplarla entre contrastes y a plena Luz; la duda es si de noche bajo penumbra y sombra total, la historia hecha cuento de Quasimodo y su amada Esmeralda, se volverá realidad entre la injuria y la realidad de las gárgolas que custodian dicho recinto.

Elías Cababie Daniel

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s