Un edificio como homenaje a Roberto Cantoral Por Elías Cababie Daniel

Hace apenas cuatro años se inauguró, en honor del gran cantante y compositor mexicano, Roberto Cantoral un centro cultural con su nombre. Y como ya vimos en alguna otra ocasión, siempre es interesante ver cómo una disciplina artística se fusiona con otra. En este caso en particular, esa conjunción es más evidente desde la propia concepción del proyecto. Tan sencillo como decir que se utilizó como inspiración, el movimiento que tiene la batuta que dirige una orquesta.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL

El centro cultural está dispuesto de tal forma que se pueden distinguir, si se es suficientemente observador, cómo las cinco losas que conforman el exterior del edificio describen las suaves olas continuas que hace un director de orquesta con su brazo, alcanzando notas altas y bajas. Pero también puede emular un pentagrama cuando se le han escritos notas encima.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL

Se aprovecha también el hecho de que esté ubicado en la delegación Coyoacán, donde abundan los árboles, de tal manera que si bien se procura la protección y conservación del entorno, se buscó el resaltar entre el blanco que recubre el centro cultural. El fin de este diseño es claro: sobreponer un elemento natural sobre un artificial procurando que haya una armonía y que cada uno resalte por su cuenta.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL

Una vez dentro, las cosas cambian totalmente: se percibe de inmediato la modernidad y la contemporaneidad, algunas paredes internas tienen una ligera cubierta de madera y otras son de formas estilizadas, como si hubiesen sido moldeadas.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO CENTRO CULTURAL ROBERTO CANTORAL

En la sala principal, vemos que la tendencia de la madera en algunas paredes y barandales no era otra cosa que ir de menos a más. Aquí, las paredes, el suelo, las barandillas y las butacas son de madera. Llama la atención particularmente la sección de asientos que hay detrás de la orquesta y cómo en el techo se distingue algunas ventanas por las que pasa la luz.

Elías Cababie Daniel

 

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s