Cámara de Ámbar Por Elías Cababie Daniel

Existen piezas de arte tan grandiosas que sobreviven con el pasar de los años, existen otras que se mantienen en la mente de las personas y alrededor de ellas se tejen historias fantásticas llenas de misterio. Una de ellas cubre a la Cámara de Ámbar.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO DE LA CÁMARA DE ÁMBAR.
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO DE LA CÁMARA DE ÁMBAR.

Su construcción se edificó en el lejano año de 1709 con poco más de cinco toneladas de ámbar laminado que cubrían los muros y cada rincón del palacio de Königsberg, un elemento más valioso que el oro puro, como regalo a la esposa de Federico I, el primer rey de Prusia.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO DE LA CÁMARA DE ÁMBAR.
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO DE LA CÁMARA DE ÁMBAR.

Años después, se le regaló al zar ruso Pedro el Grande y fue atesorado como una de las grandes riquezas del imperio ruso. Tras la revolución, la Cámara se amplió y permaneció ahí hasta la segunda guerra mundial. Después el misterio se incrementa.

ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO DE LA CÁMARA DE ÁMBAR.
ELÍAS CABABIE DANIEL. FOTO DE LA CÁMARA DE ÁMBAR.

La ocupación nazi en el territorio ruso catalogó a la Cámara de Ámbar como uno de los trofeos a recoger en su andar. Los rusos no pudieron esconderla a tiempo por la envergadura de la obra así que cuando el ejército alemán la encontró fue dividida en varias partes donde el rastro se pierde.

Rumores dictan que los alemanes la escondieron en un sitio secreto dentro del castillo donde fue entregada. Otros que permanece en un tren nazi junto con muchos tesoros más en suelo alemán. Lo cierto es el reconocimiento que después se le dio a la obra.

Durante el año 2003 y al término de los festejos realizados en conmemoración de los tres siglos de la ciudad de San Petersburgo fue inaugurada por el presidente ruso, Vladímir Putin, junto con el canciller alemán, Gerhard Schröder, la nueva “Cámara de Ámbar”, una copia idéntica de la original que actualmente forma parte del restaurado palacio de la zarina Catalina la Grande en Tsarskoye Seló.

Sin duda alguna, los misterios que cubren las grandes piezas arquitectónicas le dan plusvalía a la obra, la Cámara de Ámbar se vuelve entonces una pieza ideal para los buscadores de tesoros.

Elías Cababie Daniel

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s