Nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York

La arquitecta japonesa Kazuyo Sejima, ganadora en 2010 del premio Pritzker de arquitectura y su socio Ryue Nishizawa, de la firma Sejima and Nishizawa and Associates (SANAA), fueron los diseñadores del Nuevo Museo de Arte Contemporáneo de Nueva York que se inauguró en el 2007.

El edificio de 54 metros de alto, 21.64 de ancho y 34.33 de largo, ubicado en el 235 de la calle Bowery, en la zona del bajo Manhattan, parece una pila de siete cajas rectangulares desalineadas, cubiertas con una malla de aluminio anodizado, sin costuras que viste el edificio como si de una sola pieza se tratara, no permite distinguir ni siquiera las ventanas y lo convierte en un objeto luminoso en el paisaje urbano.

20161122_blog_elias_cababie_daniel_nuevo_museo_arte_contemporaneo_ny_2

La intención de esa escultura irregular que destaca en el entorno pleno de edificios pequeños es aprovechar al máximo el espacio, ganando unos metros con cada desplazamiento, pero esto también permite la entrada de luz solar y ventilación a cada nivel, proporcionando una atmósfera distinta a la de otros museos monolíticos y oscuros.

20161122_blog_elias_cababie_daniel_nuevo_museo_arte_contemporaneo_ny_3

Los visitantes acceden por el vestíbulo revestido de cristal de 5 metros de alto, una pantalla serpentina de metal lo divide con el almacén del museo. El Lobby en la primera planta es visualmente abierto, ahí los visitantes deciden si suben por elevador o escaleras a las cuatro galerías públicas que se encuentran entre el segundo y cuarto nivel de la construcción, en las que se dispone de 1096 metros cuadrados para exposiciones.

En el quinto piso está el Centro de Educación; las oficinas en el sexto y el salón de usos múltiples en el séptimo. Estas plantas tienen terrazas y desde ellas se pueden apreciar hermos20161122_blog_elias_cababie_daniel_nuevo_museo_arte_contemporaneo_ny_1as panorámicas del paisaje urbano.

También cuenta con una sala de teatro para 182 espectadores cómodamente sentados, en el sótano de la edificación.

El interior del museo da la sensación de espacioso y ligero gracias a las superficies y techos blancos, así como a su diseño libre de columnas pues la estructura de acero de los muros perimetrales soporta cada planta.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s